Que un total de casi treinta menores de edad, 26 en concreto, abrazados, sudados, botellas en mano y con los ojos vidriosos canten “¡Yo soy español, español, español!” un sábado por la tarde lejos de sus casas, concretamente en tierras portuguesas, no es noticia. O tal vez sí.

Salir de dudas